hope for churches in stress

Los muros

El muro más famoso en la historia reciente fue el Muro de Berlín, un laberinto de tabiques de cuatro metros, torres de vigía y cercas electrificadas. Esta barrera física separó a la población del Este de Berlín de la del Oeste durante veintiocho años.

Los muros de separación, tanto literales como figurados, mantiene distanciadas a las personas. A pesar de esto, es posible desmantelar los muros que separan los dos sexos, las razas, las clases, las naciones, las tribus, los partidos, las facciones y las familias.

Por medio de Jesucristo, se pueden derrumbar los muros de hostilidad (Efesios 2:11-22). “Porque él [Jesucristo] es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación. . .” (Efesios 2:14; Gálatas 3:27-28; Colosenses 3:11).

La verdad bíblica hizo añicos la gran división en los primeros tiempos de la Iglesia. Para asombro de los espectadores, judíos y gentiles comenzaron a adorar juntos en Antioquía (Hechos 11:19-26) y, como consecuencia directa, a darle forma a una Iglesia que podía acoger a ambos grupos (Hechos 15:1-35).

El apóstol Juan vio en el Espíritu la culminación de este prometedor comienzo: una vasta multitud en el cielo, tomada de todas las tribus y pueblos y lenguas, de pie ante Dios, clamando a gran voz: “¡La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero!” (Apocalipsis 7:9-10)

Mientras esperamos la llegada de este glorioso clímax, a todos los seguidores de Jesús se nos ha encomendado la obra de la reconciliación (2 Corintios 5:16-21). Por abrumador que nos parezca, cualquiera de nosotros puede destruir los muros de separación al menos de tres maneras:

1. Podemos “andar [y hablar] como es digno de la vocación con que fuimos llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándonos con paciencia los unos a los otros en amor, solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz” (Efesios 4:1-3).

2. Podemos desechar los estereotipos y alimentar nuestras relaciones personales con personas de grupos en contienda. En Cristo “ya no somos extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios . . . juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu” (Efesios 2:19, 22).

3. Podemos ser pacificadores entre grupos de dos o de tres personas. Con todos aquellos que podamos, podemos dispersar las envidias, desconfianzas, disensiones y animosidades. Las grandes reconciliaciones que añoramos pueden comenzar en nuestro hogar, nuestro lugar de trabajo, nuestra iglesia y nuestra comunidad (Filipenses 4:2-3).

Tal vez dentro de nuestra esfera de influencia no tengamos el poder de un tractor o de un martillo neumático para arrasar los muros de separación. Sin embargo, sí podemos ir destruyendo poco a poco esos muros con los cinceles de las palabras y acciones bondadosas, las relaciones interpersonales y la pacificación diaria.

Featured Posts
Recent Posts
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Classic
  • Twitter Classic
  • Google Classic

Barnabas Initiatives is a tax exempt 501(c)(3) nonprofit organization. Donors are invited to contribute. Client churches are asked to reimburse expenses, but are not assessed a fee for service. Instead, as they are able, churches are asked to consider a per diem or customized contribution. 

get social
  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
contact

P.O. Box 589

Elizabethtown, PA 17022

whoffman@barnabasinitiatives.org

717.576.2120

© 2019 by Barnabas Initiatives

Created with Wix.com

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now