hope for churches in stress

El asombro

December 15, 2018

En un derroche de gozo y de alabanza, María, la madre que ya llevaba en su vientre al Mesías tan largo tiempo prometido, comunica su asombro y su sobrecogimiento en unas palabras que se han convertido en uno de los cánticos más grandiosos y perdurables de la Iglesia (Lucas 1:46-55).

 

En su cántico, María reflexiona en primer lugar en la gran misericordia de Dios hacia ella por aquel honor sin precedentes (versículos 46-49). Se regocija diciendo: «Me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre».

 

Después de esto, María abre más aún el lente de su alabanza para abarcar la misericordia de Dios con toda la humanidad, de generación en generación, a lo largo de la historia entera (versículo 50). Dios habría podido dejar a la humanidad abandonada a su suerte desde el momento en que Adán y Eva le desobedecieron por vez primera. Sin embargo, en lugar de hacerlo, se lanzó de inmediato a un plan para rescatar y redimir a la raza humana (Génesis  3:15; Lamentaciones 3:22-23). 

 

María reflexiona después en las formas tan inesperadas en que Dios ejerce su poder (versículos 51-53). Asociamos con mayor frecuencia el poder con los reyes y los parlamentos, los ejércitos y las armas, el dinero y los medios sociales. Sin embargo, María había entendido que el poder de Dios es de una clase totalmente distinta (Isaías 55:8-9; 1 Corintios 1:26-29). Dios obra a través de los seres humanos que tienen un corazón quebrantado, contrito, humillado (Salmo 51:16-17).

 

Por último, María comprendió que Jesús, su Hijo, era la culminación del plan divino de redención y salvación (versículos 54-55). Ese plan había ido avanzando a través de las promesas hechas a Abraham (Génesis 12:1-2), al rey David (2 Samuel 7:12-16) y a todo el pueblo de Dios (Isaías 9:6-7). Con una visión inspirada, María comprendió que, por muchas que fueran las promesas que Dios había hecho, todas serían cumplidas por el niño que llevaba en su vientre (2 Corintios 1:20).

 

Para María, y también para nosotros, lo maravilloso que tiene Jesús es que Él nunca dejará a la humanidad a su suerte… ni tampoco a un solo ser humano. Jesús realiza sus propósitos en aquellos que confían en Él con un corazón humilde, y por medio de ellos. Y con su vida, muerte y resurrección, Jesús cumple todas y cada una de las promesas hechas por Dios.

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

Setting Direction I

March 15, 2018

1/10
Please reload

Recent Posts

October 15, 2019

October 1, 2019

September 15, 2019

September 1, 2019

August 15, 2019

August 1, 2019

July 15, 2019

July 1, 2019

Please reload

Search By Tags